asegurar el recargo de prestaciones

«El recargo de prestaciones se debe asegurar para evitar el cierre de las empresas y garantizar la indemnización de los trabajadores»

Precedentes normativos

En primer lugar hay que mencionar la estrecha relación que existe entre los accidentes de trabajo y el recargo de prestaciones a la Seguridad Social.

De vital importancia es saber que existen dos pilares normativos sobre el recargo de prestaciones, el normativo y el jurisprudencial.

Según el normativo y que está recogido en el artículo 164.2 de la Ley General de la Seguridad Social, queda establecido que el recargo de prestaciones no puede ser asegurado, esta negativa a poder asegurarse se apoya en que el poder asegurarlo puede favorecer una conducta imprudente por parte de la empresa.

Sin embargo según casos con sentencia firme sientan jurisprudencia que mantiene que el empresario está obligado a proteger siempre al trabajador, siendo el deber de diligencia ilimitado. Para más información se puede consultar la sección ¿Qué es el recargo de prestaciones?

¿SE PUEDE ASEGURAR EL RECARGO DE PRESTACIONES?

El recargo de prestaciones ya se puede asegurar y ya existen compañías que lo hacen.

Revisando otros sectores y mercados ya existen pólizas que aseguran sanciones o incluso penas de inhabilitación. Como ejemplos sanciones derivadas de la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal o incluso penas de inhabilitación profesional como ingenieros, arquitectos o abogados.

Riesgos para la empresa

Tomando como base los datos del año 2015, en el cual se produjeron 4.000 accidentes graves y mortales, de los cuales en 2.864 casos se impuso un recargo de las prestaciones, es decir en más de la mitad de los casos.

El importe medio del recargo suele ser de unos 150.000€ y el máximo de unos 400.000€, estas cuantías tan elevadas tienen una repercusión muy negativa en la empresa e incluso en el peor de los casos provocar el cierre de la empresa.

los seguros de responsabilidad civil para empresas

Debido a la prohibición recogida en el artículo 164.2 de la Ley General de la Seguridad Social, normalmente este riesgo queda excluido de este tipo de pólizas de responsabilidad civil, a día de hoy la única forma de asegurar el recargo de prestaciones es a través de una póliza específica.